RESTAURACIÓN DE LAS IMÁGENES DEL PASO DE LA COFRADÍA LA SAMARITANA DE CREVILLENT

RESTAURACIÓN DE LAS IMÁGENES DEL PASO DE LA COFRADÍA LA SAMARITANA DE CREVILLENT.

     • Datos técnicos:

Este paso procesional fue realizado por el escultor Francisco Pérez Figueroa en 1867,  y representa el encuentro de Jesús con la mujer de Samaria. En 1989 se llevó a cabo una intervención sobre las imágenes, efectuada por Valentín García Quinto, que consistió básicamente en repolicromar en su totalidad ambas figuras, ocultando las tonalidades originales proporcionadas por su autor. Por lo tanto, la restauración consistió en  recuperar la originalidad de la policromía de ambas esculturas, devolviendo al conjunto su fisionomía primitiva.

• Estado de conservación:

Las esculturas se encontraban repintadas en su totalidad, lo que alteraba y desvirtuaba  el carácter  original del conjunto de la obra. Se observaba la policromía original subyacente en diferentes zonas donde la pintura del repinte se había desconchado (frente, cara y barbilla de la Samaritana, y en el rostro de Jesús), siendo esta de tonalidad más oscura, apreciando de esta forma, que la intervención de Valentín García Quinto no tuvo presente en ningún momento el intentar imitar y reproducir el color original, sino que su intención fue dejar su marca y cambiar totalmente la policromía, dando un aspecto nuevo a la obra.  

Este repinte está considerado como un  “repinte técnico”, pues tenía como objetivo ocultar los daños y alteraciones que pudiera presentar la película pictórica, en especial golpes y arañazos con  pérdidas de pintura e imprimación, y cualquier otra alteración. Aquí el repinte se aplicó  sobre una capa aislante de cola animal,  dada para un mejor agarre de la nueva pintura al óleo. También, con este fin de adhesión de la pintura, las esculturas sufrieron en diversas zonas un lijado, erosionando la superficie y haciendo perder de forma irreversible, importantes partes de la película pictórica original.

Otros daños que presentaban las obras eran los producidos, principalmente, por las situaciones de riesgo de los que participan por su carácter devocional: salidas procesionales, traslados a otras dependencias, bajadas y subidas del anda, manipulaciones en los cambios de vestiduras, aportación de atributos y complementos de orfebrería, causando alteraciones de diferente índole, como golpes, arañazos en los dedos por los anillos, y en las orejas y cuello de la Samaritana por el roce de los pendientes, desadherencia de la capa pictórica, agujeros en zonas de la superficie ocasionados por la sujeción con clavos y alfileres de las vestimentas,  etc.

• Proceso de intervención:

– Eliminación de la repolicromía, con métodos mecánicos (bisturí), y físico-químicos con mezcla de disolventes.
– Retirada de la capa de cola de origen animal.
– Consolidación de los estratos pictóricos.
– Limpieza química de la película pictórica.
– Sellado y saneamiento de grietas en el soporte.
– Construcción de sistemas fijos de sujeción con manguitos roscados de acero inoxidable, para la colocación de los turbantes de La Samaritana.
– Estucado de lagunas.
– Reintegración cromática.
– Barnizado final.